El lugar donde nacen las ideas, la madre del conocimiento, tiene su incondicional aliada.

La universidad es medida por lo que produce para la sociedad, pero no es un asunto que se queda meramente en lo educativo, estas instituciones de alguna manera dibujan lo que será una sociedad en el futuro, allí se forman los profesionales que irán al campo de trabajo, los pensadores que guiarán a esa sociedad hacia un futuro determinado por esos pensamientos y líneas de acción, los empresarios, sus investigaciones llevarán a los grupos sociales a nuevos destinos. Por eso su importancia es determinante para saber hacia dónde va un pueblo, una nación y el mundo.

Para lograrlo es de importancia vital revisar lo que otros hicieron, conocer los errores que cometieron, sus aciertos y sus dudas, eso es posible gracias a los escritos que otros ha aportado y están en el templo sagrado de la universidad, su biblioteca. El gran conocimiento de la humanidad está en ellas, sean estas físicas o virtuales, en cualquier caso son un fundamental apoyo para quienes están en proceso de formación para transformar lo establecido, mejorándolo para el mayor bienestar de los que habitamos en este planeta.

gente estudiando

Esta parte de cada alma máter, es sumamente organizada, dada la gran cantidad de información y conocimiento que en ella se encuentra. De su desempeño dependerá en gran medida el resultado de los esfuerzos de la universidad para alcanzar el éxito en la formación de sus estudiantes, de la docencia, de los aportes que esta termine dando a la sociedad en general. El modelo universitario ha sido rígido; pero cada día sus ductores se dan cuenta de la velocidad con la que se están moviendo las cosas y la institución clave para el desarrollo de los pueblos no puede quedarse atrás, es algo que mantiene importantes discusiones entre sesudos académicos; pero la  capacidad de innovación para alcanzar el siguiente nivel es lo que nos ha colocado al frente de la cadena evolutiva.

En 2016 la reconocida cadena de noticias Reuters hizo una valoración sobre las universidades con más avances en materia de ciencia y tecnología. El pedazo más grande del pastel se la llevó Estados Unidos con un sobresaliente 46% por sus aportes realizados, los cuales han ayudado a estimular la economía mundial. Destaca como la mejor Stanford, su influencia en la creación de nuevas patentes producto de innovaciones generadas por investigadores académicos es de gran peso en la industria mundial. La medalla de plata y bronce, en esta ocasión fue para Massachusetts Institute of Technology (MIT) y Harvard respectivamente.

En el resto del mundo Kaist fue el más valorado, es el Instituto de Ciencia y Tecnología de Corea del Sur. Japón terminó siendo el segundo por país en desempeño, posición que logró con 9 universidades, Corea del Sur ocupó junto a Francia el tercer lugar por países y cada uno lo hizo con 8. La lista sigue con Alemania que es la màs destacada con 7 universidades en Europa, Reino Unido, luego Suiza, Bèlgica, Israel y más abajo Dinamarca que está junto a China y junto a Canadá, después están los Países Bajos a la par de Singapur con una.